UNIVERSIDAD Y L@S ACTOR@S DE UN CONFLICTO

Posted: 16/12/2010 in Análisis
Tags: , , , ,

Por Carmen Enid Acevedo

Desde la huelga de abril en la Universidad de Puerto Rico, me siento literalmente a consumir medios, oficiales y alternativos, sobre la transformación administrativa y social que se está dando desde y en el primer centro docente, desde que José Ramón de la Torre sigue las instrucciones de la ex ayudante del ex gobernador, Carlos Romero Barceló, Ygri Rivera de Martínez, hoy presidenta de la Junta de Síndicos. Enriquezco esa la lectura con charlas entre amig@s y actor@s de ambos bandos del conflicto y por supuesto, con la investigación periodistica.

De ahí que hoy llegue a este análisis con el que intentaré llevarlos  por esos marcos de acción e inacción que componen la Universidad de hoy, desde mi experiencia muy personal que también es política. Deteniéndome en los actores de la comunidad, entre estudiantes y profesores y administración.

Esa cadena de mando parece originarse en La Fortaleza. Rivera se comporta como la oficial jurídica del secretario de la gobernación, Marcos Rodríguez Emma, quien se empeña en dirigir a patadas la gestión universitaria procurándole a su consorte que vacíe en la opinión pública la falsedad, la propaganda y el discurso abrasivo y dictatorial, que luego, él afirma y manipula con el consenso de la mayoría de las turbas político partidistas y gubernamental. En esa ecuación, el gobernador Luis Fortuño tiene un “cameo appearance” como en las películas europeas. Sale de un armario, mira a la cámara, afirma con la cabeza y cierra la puerta.

WAR CABINET TIPO THATCHER

En la Universidad de hoy, el personaje de Rivera, cual Dama de Hierro sin mucha estatura pero con verbo autoritario y posturas militaristas, es el que domina la Junta de Síndicos que es, de facto, la que administra la UPR. La gerencia intermedia, l@s rector@s, se distancian mucho de tener poder para articular propuestas de vida y políticas universitarias para cada uno de sus comunidades. Desde Río Piedras hasta Utuado, pasando por la costa del sur, este y oeste de la Isla, es@s doctor@s parecen cada vez más soldados de plomo que saludan cuando el general se los ordena. Perecería que la inquietud académica que postulan en sus aulas pensamiento crítico y participación, quedaron anquilosados en el tiempo.  ¿Se los tragó el Partido y la burocracia? No lo sabemos.

Y es que la gobernanza de la UPR la usurpa una Junta de Síndicos creada para eso mismo, para desarticular la autonomía universitaria y dejar al país huérfano de su Universidad. Su presidenta, Rivera, es a todas luces quien lleva la batuta de ese poder de desvirtuar y mentir.

En la más reciente entrevista con un diario de circulación general, Rivera volvió a falsear los hechos del conflicto. La excusa que siempre ha dado para la imposición de la cuota de $800 es que con esa, se garantizaría la línea de crédito de $100 millones que concedió a la UPR el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para paliar la crisis de efectivo. Un documento oficial, de su propio gobierno, la desmiente.

La Resolución 9340 de la Junta del BGF, Certificación-BGF-UPR establece que “las cuentas por cobrar a entidades gubernamentales serán pignoradas como garantía de pago a favor del banco, incluyendo las cuentas por cobrar de la UPR contra ASEM mencionadas arriba”. En su entrevista, Rivera, quien era la asesora de seguridad que se reunió con el gobernador, Romero Barceló cuando los sucesos del Cerro Maravilla en 1978, dijo sobre ese documento: Interpretan las cosas a su manera para confundir la opinión pública, pero la realidad es que no hay modo de que nos hubiesen dado ese crédito si la cuota no hubiese sido parte del plan financiero.

¿Dónde dice eso en la certificación del banco? ¿Quién confunde a la opinión pública? No lo dice la Resolución,  ni la Certificación número Cinco de la propia Junta de Síndicos, que dio paso al pedido de la línea de crédito.

Pero no solo son las mentiras elocuentes de la JS y su Presidenta. El presidente del Senado, Tomás Rivera Schatz y el propio gobernador, intentan manipular hasta con propaganda mediática alegando que hay un fondo de becas para l@s estudiantes que produciría $30 millones. ¿Esos fondos, son recurrentes? ¿Cómo los van a asegurar? ¿Cuáles serán los criterios de elegibilidad? ¿Quiénes serán los responsables de la elegibilidad? La Legislatura penepé tiene fama reciente de enviar emisarios a los barrios donde residen l@s candidat@s a puestos en el gobierno que requieren consejo y consentimiento de los Cuerpos, para verificar su sangre azul. No me quiero imaginar, que harán para que no se cuele entre los becados, “un separatista” o un@ que no piense como ell@s.

El Gobernador no pudo precisar cuántos estudiantes son elegibles, pero insiste en que la huelga no es necesaria. Nada ha dicho de la propuesta de algunos claustrales “Sumando ganamos tod@s”. Claro, esa sugería a la administración eliminar puestos de confianza a politiqueros del partido y disminuir los contratos de servicios.

Mientras, la Universidad donde debe respirarse paz, construida a base de negociación y dialogo, es sitiada por la Policía. Esos “usual suspects” parecen ser de la escuela de que “la letra con sangre entra”.

GENÉTICA DE LUCHA

Pero si passé es el discurso de derecha que trabaja la administración universitaria, además de dictatorial y para nada universitario, mucho me temo que encuentra su lugar en el que enarbolan algunos universitarios, pero desde la izquierda. Los he oído hablar de Marxismo y Leninismo, del poder de “los grandes intereses”, de la lucha de clases…cierro los ojos y me parece estar leyendo una hoja suelta de los 60, los que sí encontraban pertinencia en el momento y cumplían con una función histórica. Es como si los más viejos, se habrían agarrado para siempre de ese tiempo, hoy en la nostalgia y estuvieran viviéndolo vicariamente a través de sus hijos e hijas. Siempre le he dicho a mi padre que no puede vivir en mí, lo que no obtuvo él en sus tiempos de juventud, que en su caso, era la lucha para sobrevivir bien cerca de la Universidad, en el San José de la pobreza extrema de la ciudad Capital.

No pueden los luchadores estudiantiles de aquél tiempo álgido de cambios sociales a nivel mundial, pedirle a sus hijos que manejen el conflicto del Siglo XXI, como si estuviéramos de frente a la Fuerza de Choque que mató a Antonia Martínez. No es posible que los sindicalistas de hoy, intenten convencer a los estudiantes de que hay que empujar y empujar al gobierno con las tácticas de aquél momento en donde no había transito virtual y la violencia no se convertía en un espectáculo en vio y a todo color.

¿De quién fue la idea de los encapuchados? No lo sé, pero igual me parecen desacertados. Si son los hombres de Chickie Star o los famosos encubiertos que algunos llaman Milton que llevan estudiando treinta años, denunciémoslo. ¿No condenamos que las fuerzas policiacas se encapuchen y violenten el reglamento que los rige cuando no llevan las placas visibles? Donde quedó la creatividad de Radio Huelga, de las flores a los “perros” y los actos de desobediencia de cara al sol, de la pasada huelga? Parecería que los que gestaron aquél evento huelgario en abril, no son los mismos que se posicionan hoy en los comités de estrategia.

Y en este caminar universitario, llegamos a la antigua sala de facultad de los departamentos universitarios. Llegamos al claustro que hoy tiene cara de miedo, por un lado, que no encuentra representatividad en los que dan la cara y convocan a marchas y apoyan la huelga y por el otro, mantienen la frustración de no saber qué decidir.

A mi juicio, el claustro universitario puertorriqueño estuvo silente por demasiados años. Las salas de facultad se eliminaron y parecería que con el espacio físico se perdió el gremio – constituido como fuera, moderno o post moderno, más sólido o diluído. Pero un grupo con voz y poder de convocatoria, desde donde salían las críticas al gobierno y a las políticas públicas de turno, anti universitarias, azules o rojas, voz disidente desde la mente oportuna, académica, convencida de que el mejor aliado de su UNIVERSIDAD era el pueblo, gestor y dueño. Que nunca fueron muchos, cierto, pero se sentían. El profesor Milton Pabón inició la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) y los representaba hacia afuera y hacia adentro. Al interior, como estudiante y brevemente empleada del Recinto, sentía que había discusión, había bulla. Como consumidora de medios, esa era la marca mediática del Claustro universitario de entonces.

Creo que ese claustro vivió por mucho tiempo arrinconado entre la geografía del Campus. No cultivó al público que lo tiene que defender. No se convirtió en el mejor relacionista público de su producto para lograr que más allá de Capetillo, el país se mueva hoy a defender el centro donde se produce la vida política, social y económica de su esencia misma. Hay quien dice que no tenían que hacerlo. Que para algo estudiaron doctorados y que su función es pensar al país y proponerlo. Que para eso está la administración. Pues bien, este es el tiempo de promover discursos para vender la mercancía y el capital del conocimiento, también hay que promoverlo. Dejárselo a la administración de turno ha convertido a la UPR en presa de políticos y burócratas. Dejárselo a ese aparato es decir que la cátedra solo se asiste desde el texto reciente que domina el prontuario. Si quien la imparte no coloca su personalidad y la promueve, no bastará la belleza o la razón del teórico o el literato, ni en prosa ni en verso, sencillamente no cumplirá con el objetivo de la enseñanza.

Hace tiempo que no veo diversidad de voces universitarias procurando intervenir en los medios comerciales, hablando desde su construcción universitaria del mundo. Lo hace Noam Chomsky en EEUU y Slajov Zizek en Lituania cada vez que se mueven por el complejo mundo mediático internacional, comercial, no solamente académico. Aquí lo hizo por mucho tiempo, Pabon, lo hace Ana Lydia Vega, Margarita Mergal desde sus limitadas columnas y otros desde la Facultad de Ciencias Sociales, Planificación y de Humanidades. Me pregunto si es que a los demás, los medios los descartan o sencillamente, no se mueven a procurar el espacio.

En un país que está muy acostumbrado a no moverse de su “zona de confort”, la Universidad no está exenta.

Hoy ese claustro anda dividido. Entre los que dicen que lo representan y los que no se sienten representados, que alegan ser la mayoría. No creo que haya dialogo entre unos y otros. ¿Es que no hay dialogo entre la clase claustral que invita a esa dinámica en un salón de clases? ¿Cómo es posible?  Tengo amig@s en ambos bandos. Cada cual habla de intolerancia. Ponerse de acuerdo, aún en la diversidad, también es tarea de universitari@s que por primera vez en mucho tiempo, andan recorriendo calles en San Juan en protesta por la realidad que se vive hoy en la Universidad.

No se cuando se pondrán de acuerdo. Lo que si se, es que mientras, la Universidad se hunde y a veces pienso que el efecto de tocar de fondo no ha llegado todavía. Mientras la gente siga comprando a diestra y siniestra, deseando que la marcha de los estudiantes continúe al frente de la Carretera Número Uno para ell@s continuar la marcha y pisarlos, nada bueno se ve en el futuro cercano.

Mientras, el gobierno de turno desinforma, celebra las navidades desde octubre y sus actores no ven la responsabilidad que tendrán con la historia, que en ocasiones, se asemeja a un guión de película.

En la próxima, hablamos de una vivencia y un guión de cine.

UA-20004463-2

 

Advertisements
Comments
  1. Sara Benitez says:

    Excelente…Para reflexionar pero sobre todo para accionar.

  2. El gobernador anda como los caballos que le ponen gringolas que no ve mas que para el frente.Ese problema de la universidad lo creo el mismo cuando les quito parte del presupuesto.Que no diga ahora que se estan buscando las alternativas ,la unica alternativa es restituirle el dinero que les quito tan facil como eso.

  3. Ara says:

    Exacto!! (al comentario de Jeremias) Se pasa diciendo que los verdaderos culpables son la pasada administración por el mal manejo de los fondos. Lo que tienen que hacer es cobrar a todas esas agencias gubernamentales que le adeudan millones a la universidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s